Buscar Noticias

Todas las noticias

2011-04-02 | Derechos Humanos

Obras de Reparación Simbólica

Memoriales / Que son


La memoria histórica ha sido y es un factor relevante en la búsqueda y definición de formas para reparar y aliviar, en alguna medida, el sufrimiento de los familiares de las víctimas de graves violaciones de los Derechos Humanos.

Es así, como las Comisiones de Verdad que operaron en el país, los programas de Gobierno y la sociedad civil, en sus reflexiones y propuestas sobre reparación, han considerado este tema y la recuperación de la dignidad y buen nombre de las víctimas de la represión, como parte fundamental del proceso reparativo, ya que lo que se busca no es sólo recordar los hechos criminales que tuvieron lugar en el pasado, sino también a cada una de las víctimas en forma individual y hacer visibles los rostros de quienes sufrieron estos actos.

La recuperación de la memoria es una tarea del Estado, pero también de la sociedad en su conjunto y debe abordarse desde distintos ángulos, como una forma de potenciar en el alma nacional la defensa de los Derechos Humanos.

Existen muchas formas y medios de recuperar la memoria histórica, como por ejemplo, la cultura, la memoria familiar, la memoria colectiva y social. A su vez, los lugares históricos proporcionan una prueba tangible sobre los hechos ocurridos y quienes los visitan pueden conocerlos y sentirlos en su recorrido.

Las agrupaciones de familiares de víctimas y las organizaciones de Derechos Humanos son las que, incluso antes de 1990, se involucraron en la creación de gestos que ayudaron a mantener viva la memoria y el recuerdo.

Tras la recuperación de la democracia, las agrupaciones de familiares, los amigos, compañeros de trabajo o de profesión y, en ocasiones, los propios vecinos, propiciaron la instalación de cruces, memoriales, placas alusivas en hospitales, universidades, plazas y salas de clase, como una forma de rendir homenaje a la memoria de las víctimas y contribuir a la formación de una conciencia social que impida la repetición de estos hechos en nuestro país.

De este modo, las Obras de Reparación Simbólica (ORS) son iniciativas que refrendan la poderosa necesidad social de recordar lo que sucedió en Chile y contribuyen al fomento de una cultura de respeto y promoción de los Derechos Humanos en nuestra sociedad.

Política de Memoriales
El Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior y Seguridad Pública ha podido observar cómo los memoriales se han transformado en espacios solemnes de recuerdo de los seres queridos, lo que tiene un gran valor reparatorio para los familiares.
Con el devenir del tiempo, estos espacios se han convertido, además, en lugares de encuentro en los que se desarrollan diferentes eventos destinados a generar una cultura de promoción de los Derechos Humanos.

La política de construcción de memoriales del Programa de Derechos Humanos encuentra su base en el mandato de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, y de la Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación, la cual ha ido perfeccionándose a partir de 2001.

Con el fin de cumplir con el mandato, el Programa de Derechos Humanos realizó un catastro nacional para registrar las expresiones que surgieron después de 1990 en todo el país. Posteriormente, comenzó a recibir proyectos arquitectónicos y artísticos presentados por las propias agrupaciones de familiares y organizaciones de Derechos Humanos para construir nuevas obras, o bien, para restaurar memoriales existentes, los que son sometidos a evaluación por el organismo a fin de determinar su construcción o reparación, en su caso.

Para concretar la realización de los memoriales, el Programa de Derechos Humanos cuenta con la colaboración de los municipios y otras instituciones públicas. Además, a través del Ministerio de Obras Públicas, el Programa realiza concursos de arte público para elegir el diseño de ciertos memoriales, cuya construcción debe ser aprobada por el Consejo de Monumentos Nacionales.

Desde el punto de vista del Estado, existen tres hitos importantes en la implementación de una política de apoyo a la instalación de memoriales. El primero, fue la construcción del Memorial del Cementerio General en Santiago, iniciativa que se generó en 1990 y se concretó en 1993.

El segundo, fue la firma del acuerdo entre el Gobierno y las Agrupaciones de familiares de las víctimas, en marzo de 2003, al conmemorarse los 12 años del Informe Rettig, para construir obras de reparación simbólica en diversos lugares del país, entre ellos, Tocopilla, La Serena, Villa Grimaldi, Paine, Talca, Coronel, Valdivia y Osorno, este acuerdo fue el inicio de una formulación de una política pública específica sobre memoriales.

El tercero, es el Mensaje “No hay Mañana sin ayer”, del ex Presidente Ricardo Lagos Escobar, en donde la autoridad anunció la creación de un fondo de $ 450 millones de pesos para la implementación de dicha política, entre 2004 y 2006.

Desde su creación, el Programa de Derechos Humanos ha participado en la construcción y mantención de 39 memoriales, que tienen por objeto mantener vivo el recuerdo de las víctimas. Además, se encuentra trabajando en obras de reparación de algunos monumentos que fueron afectados por el terremoto del 27 de febrero de 2010 y en la construcción de nuevos memoriales.

Programa de derechos humanos
Gobierno de Chile


AERCHI - SUECIA
Box 70256
107 22 Stockholm
Bergsunds Strand 43
T Hornstull
Stockholm
TeleFax: +46 8 668 58 39
e-mail: aerchi-suecia@live.se
www.aerchipro.com
Nr org: 802405-3160
Postgiro: 66 141 - 3