Buscar Noticias

Todas las noticias

2007-07-06 | Adulto Mayor

Adultos mayores: modelo sueco de protección


INGA MOLLERBORN se encuentra en su departamento ubicado en las afueras de Estocolmo, rodeada de pinturas de paisajes coleccionadas por su marido Bertil. Él murió el año pasado, dejando desolada y solitaria a esta mujer de 91 años. Hoy, cuenta con Annelie Brunstorp, quien la cuida y hace todo lo que puede por alegrarla y hacerla sentir que su vida todavía tiene sentido. Annelie dedica 25 horas semanales y la visita hasta siete veces en un día: un apoyo inmensamente generoso comparado con el servicio que podría recibir en muchos países.

En Suecia, un alto nivel de financiamiento permite a los ancianos permanecer en sus hogares en lugar de ir a centros de reposo. Pagan sólo una pequeña contribución al costo total. Pero algunos municipios van incluso más allá, permitiendo que las familias elijan a la empresa privada que les brindará los cuidados, en el supuesto de que la competencia mejora la calidad de la ayuda hogareña. En otras partes, este tipo de atenciones personalizadas para los adultos mayores sería inalcanzable para muchas familias. Sólo quienes requieren asistencia médica compleja, postrados en cama por ejemplo, recibirían tantas horas de atención en sus casas. Aun así, es extremadamente improbable que una persona mayor pueda contar con un cuidador o cuidadora que le acompañe día tras día y con quien pueda forjar lazos estrechos, como lo hace Inga.

País de 9,1 millones de habitantes, Suecia tiene la mayor proporción de adultos mayores de Europa, con casi uno de cada seis ciudadanos de 65 o más años de edad, pero su protección hacia ellos es considerada ampliamente como la mejor del mundo. Alrededor de 3% del PIB va a salud y protección social para los adultos mayores, pero los ciudadanos pagan también más impuestos para suplir los crecientes costos. Fuimos a observar el sistema en Jarfalla, un distrito de Estocolmo, con uno de los principales expertos en esta materia, Goran Berleen. Los municipios locales brindan y financian la protección a los ancianos, tanto en sus casas como en centros de reposo. Al evaluar la capacidad de pago de los beneficiados, no se toman en cuenta sus ahorros personales ni sus propiedades. “Se espera que aquellos de más de 65 años que tienen una pensión contribuyan a sus cuidados, pero nunca es mucho. Lo máximo que pagará alguien con una buena pensión es el equivalente a 180 dólares mensuales”, dijo Berleen. “Si usted tiene una pensión baja, no pagará nada. Según mi experiencia, nadie queda sin protección por ser pobre”.

Annelie, la cuidadora de Inga, trabaja para una gran empresa de protección, Carema, a la que el municipio le paga alrededor de 280 coronas la hora por sus servicios.

En la mayoría de los distritos, la persona mayor puede elegir junto con su familia quién le prestará el servicio. En Jarfalla existen diez empresas que compiten por cuidar a los viejos y, como el municipio les paga la misma tarifa, deben competir por calidad. En el centro de Estocolmo las familias pueden elegir entre 30 empresas diferentes. En el caso de Inga, su semana está organizada por su cuidadora. Lo primero que ésta hace es visitarla en la mañana y ayudarla a levantarse. Después del desayuno, la anciana a menudo tomará un taxi (pagado por el Estado) para ir a un centro diurno local, donde almorzará con sus amistades. Y, cuando regrese a casa, Annelie tomará el té con ella y quizá la acompañe a una breve caminata. También lava su ropa y le prepara la cena, sentándose junto a ella mientras come.

Goran Berleen, que trabaja en el Instituto de Salud Pública en Estocolmo, comentó: “algunas personas piensan que la protección que ofrecemos ahora no es tan buena como hace diez años, pero mirando lo que ocurre en otros países veo que todavía estamos en un alto nivel. Realmente no puedo entender por qué se querría privar de cuidados a los ancianos, forzándolos a recurrir a casas de reposo, lo que termina siendo más caro. Puede hacerse: sabemos de centenarios que se quedan en sus casas porque cuentan con un buen sistema de protección”. Agregó Berleen: “Quizás pagamos más impuestos, pero es una decisión que hemos tomado como país. En general, las personas están contentas aquí con lo que reciben y yo pienso que tienen derecho a estar contentas”.


http://www.lanacion.cl/prontus_noticias/site/artic/20070705/pags/20070705193450.html

AERCHI - SUECIA
Box 70256
107 22 Stockholm
Bergsunds Strand 43
T Hornstull
Stockholm
TeleFax: +46 8 668 58 39
e-mail: aerchi-suecia@live.se
www.aerchipro.com
Nr org: 802405-3160
Postgiro: 66 141 - 3